viernes, 20 de abril de 2012

El cristiano y la verdad.

Es de notar que el mundo no odia a los cristianos por ser buenos, sino por ser diferentes ( 1 Pedro 4:4: " .....cosa extraña....").
La iglesia como tal-todas las iglesias- y cada cristiano en particular están comprometidos con la verdad: tienen la obligación de proclamar la verdad, de comunicar el mensaje, de anunciar el juicio de Dios, por incómodo que ello pueda resultar, tanto al mensajero como al destinatario. Así lo hizo Samuel con Saúl, cuando éste se entremetió a ofrecer sacrificio  ( 1 Samuel 13:9-14);así Natán con David tras el doble crimen de éste ( 2 Samuel 12:1-14); así Elías al rey Acab de Israel tras el asesinato de Nabot ( 1 Reyes 21:17-29); así Jeremías durante todo el tiempo de su ministerio prófetico; así Pedro ante el Sanedrín que les prohibía enseñar en el nombre de Jesús, replicó: " Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" ( Hechos 5:29); así también, Lutero hubo de protestar ante la Dieta de Worms: " Esta es mi posición; no puedo obrar de otro modo;que Dios me ayude. Amén."

No hay comentarios:

Publicar un comentario