sábado, 21 de marzo de 2015

MOVIMIENTO ECUMÈNICO: VERDADES Y MENTIRAS.


Con todo, existe el hecho de que la divisiòn denominacional entre comunidades eclesiales fieles que coinciden en lo fundamental, presenta caracteres de anomalìa antibiblica , asì como de notorio contratestimonio frente al mundo que sòlo ve el aspecto exterior de una divisiòn desconcertante. No es, pues, extraño que, ante una renovada toma de conciencia de la realidad eclesial , en su doble aspecto de misterio ( un Cuerpo ) y una misiòn ( una tarea comùn en el mundo ), todo creyente que estè de veras alerta a la voz del Espìritu, sienta en su corazòn la urgencia de una tarea ecumènica que favorezca la manifestaciòn visible de la unidad de la Iglesia.
Pero siempre que se habla de " ecumenismo " nos exponemos a tergiversar las nociones. Como dice G. Millon," jamàs se ha hablado tanto de unidad como hoy, pero jamàs ha sido tan ilusoria, por no decir mentirosa, la bùsqueda de la unidad". Podemos decir que hay tres clases de " ecumenismo ": A) El de la Iglesia de Roma, segùn el cual la ùnica verdadera Iglesia de Cristo es la Romana y, por tanto, todo afàn de unidad ha de estar encaminado, en fin de cuentas, a la reintegraciòn de todas las comunidades separadas en la ùnica " Santa Madre Iglesia Catòlica Apostòlica Romana". B) El Consejo Mundial de Iglesias que sobre una base de arrepentimiento biblica, se esfuerza en realizar la uniòn y la cooperaciòn entre todas la iglesias que denominan cristianas, enfatizando el amor, el servicio y la colaboraciòn sin exigir una posiciòn doctrinal claramente fiel a la Palabra de Dios y esperando que la Iglesia de Roma acepte este programa para darle la màs cordial bienvenida. Y como por la vìspera podemos observar el dìa, como dice el popular refràn: Afirmamos por tanto que A + B = FALSO ECUMENISMO. C) El ecumenismo evangèlico, fundado por la Palabra de Dios, que implora el auxilio divino para que, mediante el poder del Espìritu, el Señor reavive Su Iglesia, le inspire un profundo afàn de continua Reforma, de una profundizaciòn en su Palabra, de testimonio por el anhelo misionero y la conducta santa y por el agrupamiento, en un frente visible, de todas las iglesias evangèlicas fieles a la autoridad de la Escritura, a la ùnica cabeza y señorìo de Jesucristo y el ùnico impulso verdaderamente unificador: el poder y la gracia del Espìritu Santo.

EL AMOR TODO LO ESPERA

1 Corintios 13:7c, todo lo espera: no se trata de un infundado optimismo, ùtopico e idealista, sino màs bien de una especie de crèdito concedido al poder de la gracia de Dios y los puntos flacos que el hombre caìdo aùn conserva para la acciòn del Espìritu Santo, para que el fracaso moral de nuestros semejantes no nos desanime como en una batalla definitivamente perdida. Es una participaciòn de esa esperanza que Dios tiene en nosotros ( en realidad en el poder de Su propia gracia y misericordia ), cuando nos mantiene en este mundo, a pesar de nuestras miserias y caìdas; un gran consuelo para los que se sienten fracasados o arruinados: mientras Dios nos conserve con vida, espera de nosotros algo mejor, PORQUE DIOS NO HACE NADA INÙTIL.
          ¡ Que programa de vida cristiana, verdadera participaciòn de la naturaleza divina!
         Todos los creyentes o no, deberìamos leer todos los dìas y al principio del dìa,
         especialmente, y al terminar el mismo, los vv 4-7, del cap.,13- de dicha primera
         carta a los Corintios, y hacer un sincero examen de conciencia, para ver hasta que 
         grado llega el termòmetro de nuestra vida de fe que obra ( energizada ) por el
         amor ( Gàlatas 5.6)

lunes, 2 de marzo de 2015

¿QUÉ ES EN REALIDAD EL TEMOR DE DIOS?

Dios no se limita a crear las cosas y las personas ni siquiera a mantenerlas en el ser creado y circunstancial, sino que es es la causa primera de todo cuanto los seres creados hacemos. Por eso pudo decir el apòstol Pablo que Dios " da a todos vida y aliento y todas las cosas... Porque en èl vivimos, y nos movemos, y somos" ( Hechos 17:25-28).

El hombre, con sus problemas, con sus miserias,con sus trabajos, es objeto de un cuidado especial de Dios. Por eso, aunque leemos en Mateo 10.29, que ni un pajarillo cae a tierra sin el consentimiento de Dios, Pablo puede decir, en 1 de Corintios 9:9-10 " Porque en la ley de Moisés està escrito: no pondràs bozal al buey que trilla. Pues por nosotros se escribiò; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir el fruto.

No obstante, muchos presumen, aùn cuando, sin conocer mucho o poco de todas estas enseñanzas entienden y manifiestan el amor y cuido especial de Dios hacia ellos, como la tendencia del bien para el " lucro per$onal" o " ventaja propia", sin tomar en cuenta, como siempre ocurre al hablar del Ser Divino; que Dios no solo puede amarnos ni actuar aparte de los demàs atributos divinos: Èl es Verdad, Èl es Todopoderoso, Èl es Bueno, Èl es Santo, Èl es Justo. Asì no debemos olvidar que: la justicia de Dios se combina, con la bondad, con el amor,con la santidad y la misericordia.

En principo, de ahì que la rectitud de Dios no puede dar lugar a la mera tolerancia o complicidad con el pecado de cualquier persona. Esperar que Dios callarà al final las exigencias de su justicia, es un grave error que el demonio se preocupa muy bien en inculcar a muchos no arrepentidos e inconversos, olvidando la tremenda advertencia de Hebreos 2:2-3

         " Porque si la palabra dicha por medio de los àngeles fue firme, y toda transgresiòn y desobediencia recibiò justa retribuciòn, ¿ còmo escaparemos nosotros; si descuidamos una salvaciòn tan grande?"

Pues la ira de Dios de-pende sobre todos cuantos se oponen vilmente a la penetraciòn de la verdad ( Romanos 1:18), Pero aùn toda justicia que ha de castigar a todo violador de la ley; queda suavizada por la misericordia, pues el Dios Santo, que es Amor y Justicia-nuestra al mismo tiempo, mientras premia sobreabundantemente lo que no podemos merecer, siempre castiga por debajo de lo no merecido con nuestros pecados y infidelidades. Esto es por tanto supermaravilloso por cuanto que " la justicia divina, primordial y necesariamente, està obligada a castigar el mal, pero no a premiar el bien.

TRATA DE SER SABIO Y ACTUA CON INTELIGENCIA. PIDE ENTENDIMIENTO Y BUSCA LA SABIDURÌA COMO SI BUSCARAS LA PLATA O UN TESORO ESCONDIDO, ENTONCES ENTENDERÀS EL TEMOR DE JEHOVÀ Y HALLARÀS EL CONOCIMIENTO DE DIOS.
(Proverbios 2:2-5)